¿Cuál es el nuevo nombre de La India?

La India es un país asiático de dimensiones descomunales que guarda entre sus fronteras multitud de tesoros materiales e inmateriales. Entre los primeros, podemos destacar sus edificios y monumentos más icónicos, como, por ejemplo, el Taj Mahal, el Fuerte de Delhi, el Fuerte de Amber, el Templo de Meenakshi Amman, el Palacio de Udaipur o la Tumba de Humayun. Entre los segundos, podemos destacar su rica cultura, sus tradiciones, su religión y su modo de vida particular, que difiere muchísimo de lo que estamos acostumbrados a ver en Occidente.

Tal vez es por este motivo por el que muchas personas recomiendan visitar La India, al menos, una vez en la vida. Descubrir un país tan diferente al nuestro y con desigualdades sociales tan grandes puede suponer un choque cultural y un golpe de realidad que puede marcar un antes y un después en nuestra forma de ver el mundo. Si tienes pensado visitar este país, te recomendamos visitar nuestra guía general de turismo para La India.

No obstante, lo que muchas personas ignoran es que este país se encuentra discutiendo cambiar su denominación de forma oficial. Descubre el nuevo nombre de La India con nosotros a lo largo de este artículo informativo mientras descubres datos relevantes sobre este cambio significativo y el impacto que este ha tenido en el país. ¡Sigue leyendo si quieres conocer cuál puede ser el nuevo nombre de La India!

¿Cuál es el nuevo nombre de La India? ¡Descúbrelo!

Desde hace algunos años, se está hablando del nuevo nombre de La India: Bharat. Sin embargo, recientemente, este cambio de denominación se está haciendo más tangible que nunca, en la sociedad general, en el gobierno y en las instituciones oficiales. De hecho, la Constitución de este gigante país asiático ya reconoce, de forma oficial tres nombres para poder referirse a este país: La India, Bahrat e Hinduístán.

Ahora bien, a pesar de que la Constitución de La India reconoce estos tres nombres de forma oficial, el nombre de Bahrat sólo se ha utilizado de forma interna para los textos escritos en hindú y no para los documentos oficiales internacionales escritos en inglés ni tampoco en las cumbres internacionales.

Sin embargo, en el G20, que se celebró en Nueva Delhi en el mes de septiembre de 2023, la presidenta, Droupadi Murmu se presentó como la “presidenta de Bahrat” a nivel internacional, lo cual resulta toda una declaración de intenciones que hace patente que el cambio de nombre puede estar más cerca que nunca.

Este cambio refleja un retorno a las raíces históricas y culturales del país, ya que Bharat es el nombre sánscrito con el que se conoce a India desde tiempos antiguos. De hecho, el origen de este nombre se encuentra en un antiguo texto escrito en sánscrito que data del siglo XVI a.C., en el que se hace referencia a Bahrata, como una de las tribus más importantes que se asentaron en el norte del país. Por supuesto, esta transición busca fortalecer la identidad nacional y promover un mayor sentido de orgullo entre todos los ciudadanos.

¿India, Bharat o Hindustán? Cómo llamar a La India

Por supuesto, la cuestión de cómo referirse al país ha generado cierta controversia y debate a lo largo de las últimas décadas. Mientras que «India» es el nombre oficial reconocido a nivel internacional y ampliamente utilizado en la actualidad en todo el mundo, «Bharat», el nuevo nombre La India tiene una connotación más tradicional y cultural y se lleva utilizando bastantes años a nivel interno.

Por otro lado, «Hindustán» es un término histórico que se refiere a la tierra de los hindúes, pero, aunque también es nombre oficial, su uso es bastante reducido dentro de dicho país, ya que sólo lo utilizan los mongoles. Cada uno de estos nombres tiene su propia carga histórica y significado, por lo que, si no sabes cuál utilizar para mencionar a este país, de momento, los tres son correctos, ya que, en la actualidad su elección puede depender del contexto y la perspectiva cultural.

No obstante, no es de extrañar que el cambio de nombre a nivel internacional llegue pronto, por lo que creemos que conviene familiarizarse con el nombre de Bahrat para que este cambio no nos pille por sorpresa y tengamos problemas para adaptarnos a los nuevos tiempos. 

El significado cultural de Bharat India

Como hemos mencionado, Bharat, el nombre sánscrito de La India, tiene profundas raíces en la mitología y en la historia del país. Según la tradición hindú, Bhárata Varsha era el nombre del legendario rey que gobernaba la tierra, y su reinado se considera una época dorada en la historia de La India, que tiene un significado similar.

Asimismo, también se relaciona con el dios de Fuego, ya que este es otra denominación que se utiliza para denominar al dios hindú, Agni. Este nombre evoca un sentido de herencia y legado cultural, conectando a los hindúes con su pasado ancestral y con sus tradiciones milenarias, además de utilizar un término utilizado en su propio idioma. 

El impacto del nuevo nombre India Bharat

El cambio de nombre de La India a Bharat refleja una búsqueda de identidad y autoafirmación por parte de la población del país y una muestra de la evolución que está experimentando su sociedad durante las últimas décadas. Se espera que este cambio tenga, como impacto, un mayor sentido de unidad a nivel nacional y promueva el orgullo cultural entre los ciudadanos a nivel internacional, alejando el país de su pasado colonial de forma simbólica.

A nivel internacional, también es cierto que el nuevo nombre puede generar interés y curiosidad sobre la rica historia y la diversidad cultural de La India, atrayendo a más visitantes y turistas al país. Por lo tanto, Bahrat, el nuevo nombre de La India, representa un paso hacia la revitalización de la identidad nacional y el reconocimiento de las raíces culturales del país más allá de su pasado colonial.

En definitiva, podemos decir que este cambio refleja la riqueza y la diversidad de la historia hindú, y creemos que puede tener el potencial necesario para fortalecer el sentido de pertenencia y orgullo entre los ciudadanos, por lo que es toda una declaración de intenciones y una puerta hacia un futuro más luminoso en este país.