Templo de las Ratas de La India: todo lo que debes saber

No es un misterio que los trenes en La India son un método de transporte popular. Quizá demasiado, porque es mítica la excesiva afluencia de los mismos. En algunos se viaja casi hacinado, y por muchos occidentales el sistema de trenes ha sido calificado como precario.

 

Bien, no te vamos a decir que viajar en tren en La India es como disfrutar de un viaje en tren en clase preferente como lo podrías hacer en España, pero sí es posible disfrutar de este método de transporte si te haces la idea de que La India es un país muy diferente y que su dinámica de vida tiene poco que ver con la nuestra.

El templo de las ratas: ¿qué tiene de especial?

Desde luego, no todos los lugares están pensados para todo el mundo y es posible que este sea uno de ellos, al menos si tienes musofobia (o fobia a las ratas y ratones).

Y es que, en este Templo de las Ratas, conocido como Karni Mata, podemos encontrarnos más de 20.000 roedores campando a sus anchas que, además son alimentados con leche, fruta y dulces por las personas que lo visitan.

Según la cultura hindú, la diosa Karni Mata —quien fue la reencarnación de la diosa hindú Durga (diosa del poder y de la victoria)— pidió a Yama (el dios de la muerte) que le devolviera la vida a uno de sus hijos.

Tras denegarle la petición, Karni Mata hizo que todos sus descendientes se reencarnaran en ratas al morir, de manera que dejó al dios de la muerte sin sus almas humanas a modo de venganza. Es por este motivo por el cual las ratas se consideran animales sagrados, puesto que son descendientes de la diosa.

El Templo de las Ratas (India) es un recinto que se ubica en la ciudad de Deshnoke, a 30 km al sur de Bikaner (Rajastán). Este está protegido con alambres de espino en todo su alrededor para evitar que otras aves o animales puedan cazarlas.

Es un lugar muy popular para los turistas y peregrinos, tanto en La India como a nivel internacional. El mismo fue construido hace 500 años, alrededor de 1530 EC (después del mahaprayan de Karni Mata). Su tamaño fue creciendo con el paso del tiempo gracias a las construcciones agregadas de los devotos durante siglos.

¿Cuál es la tradición del Templo de las Ratas en India?

Como indicábamos en el punto anterior, las ratas y ratones (kābā) son considerados sagrados por los devotos que acuden a este centro a visitarlos. De hecho, se llevan a cabo peregrinaciones de horas y horas por parte de los devotos de Charani sagatis que esperan con ilusión ser rozados por las ratas o que estas les pasen por encima de los pies ya que es considerado como una señal de la buena suerte.

De hecho, de entre todas las ratas, aquellas que son de color blanco cuentan con mayor prestigio, esto es así debido a que son consideradas como la propia reencarnación de la diosa Karni Mata y sus hijos.

Tal como explican los devotos, estas son muy difíciles de ver, por lo que la persona que tenga la oportunidad de toparse con una de ellas tendrá buena suerte durante mucho tiempo al ser una señal de buen augurio.

Por supuesto, tanto los ratones como las ratas de este templo son considerados con sumo respeto, por lo que reciben ofrendas de leche, frutas y dulces. Los fieles que acuden hasta este lugar lo hacen con el fin de buscar bendiciones y prosperidad. Según los sacerdotes del templo, entre sus muros habitan un total de 600 ratas que tiene que se corresponden con el mismo número de familias de la ciudad que dicen ser descendientes de Karni mata, aunque la realidad es que el número es muy superior.

Karni Mata: consejos a la hora de visitarlo

Para acudir al templo de las ratas en India hay que hacerlo descalzo —al igual que en el resto de los templos del país—. Los locales entran descalzos, aunque —afortunadamente— puedes hacer uso de calcetines.

Justo en la entrada del centro se encuentra un lugar donde poder guardar los zapatos o zapatillas de manera gratuita. A continuación, podrás pasar a recorrerlo y esperar que las ratas y ratones pasen por encima de tus pies, como una señal de buen augurio.

Por supuesto, será inevitable que pises los excrementos de estos roedores teniendo en cuenta que en su interior encontrarás miles y miles de ratas correteando de un lado a otro.

En su interior verás también cómo hay algunas personas que las acarician para que ello les dé buena suerte, nuestra recomendación es que no lo hagas ya que algunos de estos animales están en muy mal estado.

De hecho, muchas de las ratas se escabullen y se acuestan en el regazo de los devotos o se posan directamente sobre sus hombros mientras se sientan en el templo.

Incluso, comen de la mano de los visitantes o del mismo plato de los trabajadores de la casta del charan en la cocina. Aunque pueda resultar extraño si se compara con la cultura occidental, también suele ser habitual que los novios recién casados acudan al templo en busca de bendiciones.

Es importante que tengas en cuenta que en el templo encontrarás ratas moribundas y puede que algunas muertas —lo cual puede resultar desagradable—. También hay algunos turistas que se quejan del olor de los excrementos de estos pequeños roedores, aunque hay otros muchos que niegan que sea tan pronunciado como se cree.

Lo que debes saber es que no encontrarás ratas gigantes como las que puedes ver en la televisión o en el cine. Ten en cuenta que si al final te decides por visitar el Templo de las Ratas (India) contarás con mucho margen para poder hacerlo, desde las 4:00 horas hasta las 22:00 horas. Además, está abierto todos los días (incluidos los fines de semana).